domingo, mayo 19

Crisis en Oriente Medio: a pesar del optimismo tras la retirada de las tropas, las conversaciones de alto el fuego en Gaza se han estancado

Nicaragua, partidario desde hace mucho tiempo de la causa palestina, está ampliando su batalla legal sobre el conflicto de Gaza en la Corte Internacional de Justicia al presentar un caso contra Alemania, un importante proveedor de armas a Israel.

En audiencias que comenzaron el lunes en La Haya, Nicaragua argumentó que Alemania está facilitando la perpetración de genocidio en Gaza y violando la Convención sobre Genocidio al proporcionar a Israel ayuda militar y financiera. Carlos José Argüello Gómez, embajador de Nicaragua en los Países Bajos, dijo al tribunal que «no importa si un proyectil de artillería se lanza directamente desde Alemania a un tanque israelí que bombardea un hospital» o si se utiliza para reponer las reservas de Israel.

«El hecho es que asegurar los suministros y reemplazar los armamentos es crucial para la continuación de los ataques de Israel contra Gaza», dijo al tribunal, afirmando que Alemania era consciente del «grave riesgo de que se cometiera genocidio».

Nicaragua ha pedido al tribunal que emita órdenes de emergencia, diciendo que, como parte de la Convención sobre Genocidio, Alemania debe suspender inmediatamente la ayuda militar a Israel y garantizar que los suministros que ya se encuentran en el país no se utilicen ilegalmente.

La portavoz de la Cancillería alemana, Christine Hoffman, dijo a los periodistas la semana pasada que el gobierno rechazó las acusaciones de Nicaragua. Se espera que Alemania responda al caso el martes por la mañana.

El propio gobierno de Nicaragua enfrenta sanciones por políticas internas represivas. Un informe especial de las Naciones Unidas en febrero dijo que numerosos abusos gubernamentales, incluido el encarcelamiento y la deportación de figuras de la oposición y del clero católico romano, eran «equivalentes a crímenes contra la humanidad».

El caso presentado por Nicaragua el lunes en La Haya plantea nuevos interrogantes sobre la responsabilidad de los países que suministraron armas a Israel para la guerra en Gaza.

Los abogados argumentan que Alemania –el segundo mayor proveedor de armas de Israel, después de Estados Unidos– es un blanco más fácil para una demanda que Estados Unidos. Alemania ha otorgado plena jurisdicción a la Corte Internacional de Justicia, el tribunal más alto de las Naciones Unidas. Pero Estados Unidos niega su jurisdicción excepto en los casos en que Washington lo consienta explícitamente.

El caso de Nicaragua es el tercero este año ante el tribunal que se ocupa del conflicto palestino-israelí.

Sudáfrica inicialmente solicitó al tribunal medidas de emergencia, argumentando que Israel corría el riesgo de cometer genocidio, afirmación que el tribunal consideró plausible pero que Israel negó firmemente. El tribunal ordenó a Israel que se asegurara de que sus ciudadanos y soldados no violaran la Convención sobre Genocidio, que Israel firmó. La convención prohíbe acciones encaminadas a destruir, total o parcialmente, un grupo nacional, étnico, racial o religioso.

Sudáfrica también presentó una petición ante la Corte por el hambre en Gaza y obtuvo un nuevo fallo que ordena a Israel permitir la entrega de alimentos, agua y otros suministros vitales “sin demora”. A pesar de su autoridad, la Corte no tiene medios para obligar a Israel a cumplir sus órdenes. Israel ha negado rotundamente las acusaciones de hambruna deliberada en Gaza.

En febrero, el tribunal también conoció un caso solicitado por la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la legalidad de la ocupación israelí de los territorios palestinos. A esas audiencias, planificadas mucho antes de la guerra, asistieron más de 50 países, la mayoría de los cuales expresaron su ira y frustración por los ataques de Israel a Gaza y el empeoramiento del número de muertes civiles.

El caso de Nicaragua tiene un alcance mucho más amplio que el de Sudáfrica, ya que invoca violaciones de las Convenciones de Ginebra y de la Convención sobre Genocidio y exige la protección de los civiles. También acusa a Israel de otros comportamientos «ilegales» en los territorios ocupados.

El tribunal aún no ha aceptado el caso, pero está obligado a reaccionar rápidamente ante solicitudes de medidas de emergencia, como en este caso.

Israel, que no es parte en la disputa entre Nicaragua y Alemania, no comparecerá ante el tribunal en las audiencias de esta semana, que se espera que duren dos días.

Apoyar a Israel se considera un deber histórico en Alemania a la luz del Holocausto, pero el creciente número de muertos en Gaza ha llevado a algunos funcionarios alemanes a cuestionar si ese apoyo ha ido demasiado lejos.

La intensa actividad reciente de la Corte la ha puesto en el punto de mira. Los abogados dicen que los países recurrieron a la corte porque los esfuerzos de las Naciones Unidas y otros negociadores hasta ahora no han logrado detener la guerra en Gaza.

“La CIJ no pondrá fin a la guerra en Gaza, pero es una herramienta diplomática que la política exterior utiliza para ejercer más presión sobre Israel”, dijo Brian Finucane, asesor principal del International Crisis Group, un grupo de expertos en resolución de crisis y conflictos. . «En el caso de Nicaragua, esto supone una presión adicional para Alemania».