domingo, mayo 19

Los concursantes venezolanos del programa compiten por el jingle de la campaña presidencial de Maduro

Las luces de neón parpadeantes. El público aclamando. La anfitriona vivaz con el pelo peinado hacia atrás y un vestido verde espuma de mar. El jurado con gafas de sol oscuras. Los concursantes comparten emotivas historias personales antes de cantar sus canciones ante el micrófono.

Tiene todos los elementos de un típico concurso de canto. Pero el ganador de este concurso no ganará dinero ni contrato de grabación.

En cambio, los concursantes del programa “Factor M” escriben e interpretan canciones en un concurso para convertirse en el jingle oficial de campaña del partido del presidente Nicolás Maduro, el líder autoritario de Venezuela.

El represivo gobierno de Maduro, en el poder desde hace más de una década, está siendo investigado por un tribunal internacional por crímenes contra la humanidad.

Pero en el frente interno, Maduro ha buscado, en ocasiones, promover un lado más suave, utilizando los medios controlados por el estado para retratar a su administración como personalidades tontas y amantes de la diversión que trabajan duro para salvar a la nación de lo que llaman enemigos imperialistas, es decir, los Estados Unidos.

En su programa de televisión semanal, Maduro aparece junto a cantantes y bailarines tradicionales vestidos de colores brillantes que promueven sus políticas a través de canciones. Otra serie de la televisión estatal presenta a un superhéroe de dibujos animados llamado “Súper Bigote” que tiene un parecido sorprendente con Maduro, quien salva al pueblo venezolano del desastre.

Muchos ven estos programas como una distracción de años de lucha económica que han llevado a más de siete millones de venezolanos, una cuarta parte de la población del país, a irse desde 2015.

Pero el presentador de “Factor M”, Winston Vallenilla, actor de televisión desde hace mucho tiempo y partidario de Maduro, quien también es legislador nacional, dijo que esto no es cierto.

«‘Factor M’ nació de un movimiento de artistas», dijo en una entrevista. “Nació de la necesidad de la gente de expresarse a través de la música. No surgió de un llamado del presidente Nicolás Maduro.»

«Aquí no hay ningún interés económico», añadió. “El único interés es el interés del país”.

La productora de “Factor M”, Camilla Fabri, dijo en un comunicado de prensa que el programa fue concebido luego de que la campaña de Maduro recibiera múltiples propuestas de jingles «espontáneamente».

El programa, que se emitirá por primera vez el 28 de abril en la televisión pública TVES, contará con 35 concursantes en ocho episodios. El episodio final saldrá al aire el 10 de junio, siete semanas antes de las elecciones presidenciales previstas para el 28 de julio.

“En Venezuela hay tantos cantantes, tantas promesas”, dijo Maduro cuando anunció el concurso hace tres semanas. “Debemos expresar este momento histórico, expresarlo con sus deseos, sus esperanzas”.

Los jueces, todos conocidos partidarios de Maduro con vínculos comerciales con el gobierno, critican poco el desempeño y elogian mucho al presidente, cuyo índice de aprobación ronda el 35%.

Las quejas de Estados Unidos, que ha impuesto severas sanciones económicas a Venezuela, surgen con frecuencia: del presentador, de los mensajes de campaña de Maduro difundidos durante el programa y de un concursante cuya canción incluía la frase: «quieren dominar». nosotros, ese imperio gringo”.

“Estados Unidos nos ha hecho mucho daño”, dijo Vallenilla en un episodio. «Siempre intentan socavar la libertad y la independencia, la soberanía del pueblo». A lo largo del programa, Vallenilla se refiere a Maduro como el “presidente de la paz” y “el mayor defensor de la cultura en Venezuela”.

Un concursante, con sombrero de vaquero y rodeado de bailaores de flamenco, cantó: “Escúchame, Nicolás. Lo grito en voz alta: con 10 millones de votos seguramente triunfaréis». Posteriormente, Vallenilla conversó en el escenario con el concursante, conocido como Neo Blanco.

“Él no está aquí, pero te está mirando por televisión”, dijo Vallenilla, refiriéndose al presidente. “Entonces, ¿qué le diría al presidente Nicolás Maduro en este momento tan especial?”

«No te rindas, comparar. Hay mucha gente ahí fuera”, dijo Neo Blanco. “Si algún día tenemos que colgar el sombrero y afrontar la batalla más dura, cuenta con nosotros, hermano”.

Sheyla Urdaneta contribuyó con un informe desde Maracaibo.