martes, abril 23

YouTuber estadounidense liberado tras secuestro en Haití

Una personalidad estadounidense de YouTube que fue secuestrada hace dos semanas por un líder de una pandilla en Haití fue liberada durante el fin de semana y regresaba a su hogar en Estados Unidos el lunes por la mañana, según su padre.

El estadounidense Adisson Pierre Maalouf, de 26 años, había viajado a Haití desde la vecina República Dominicana para entrevistar a Jimmy Chérizier, ex policía y líder de una banda conocida como Barbecue, según la familia de Maalouf, que habló con el New York Times después de su publicación.

Junto con él fue secuestrado el guía del Sr. Maalouf, Jean Sacra Sean Roubens, un periodista haitiano. Roubens confirmó al Times que él también había sido liberado.

Maalouf dijo en las redes sociales que había sido secuestrado por el líder de una banda rival y retenido en una «choza de hormigón rodeada de alambre de púas» en un lugar remoto.

«No puedo dar más detalles hasta que llegue a casa, pero todo lo que diré por ahora es: Gloria a Dios», dijo.

No se pudo localizar al Sr. Chérizier para que hiciera comentarios y no hay pruebas de que estuviera involucrado en los secuestros.

Maalouf, un estadounidense libanés originario de Georgia, se refiere a sí mismo como “árabe” en sus plataformas de redes sociales. Fue secuestrado el 14 de marzo cerca del aeropuerto de Puerto Príncipe, la capital haitiana, dijo al Times su padre, Pierre Maalouf.

«Le gusta hacer entrevistas con gente mala, digámoslo así», dijo Pierre Maalouf.

En un video publicado en las redes sociales el sábado por la mañana, poco antes de la liberación de Adisson Pierre Maalouf, se lo ve a él y a Roubens sentados en un sofá e intercambiando abrazos con Joseph Wilson, el líder de la pandilla conocido en criollo haitiano como Lanmò Sanjou, o Death Can. . Ven todos los días.

En el vídeo, Wilson dijo que los dos hombres habían sido tratados bien, a pesar de haber sido retenidos contra su voluntad. Él no pudo ser contactado para hacer comentarios.

El Sr. Wilson es buscado en Estados Unidos en relación con el secuestro de 16 misioneros cristianos y sus hijos, tomados como rehenes en 2021. Fue acusado en 2022 de 16 cargos de toma de rehenes y el gobierno de Estados Unidos ha ofrecido una multa de 1 dólar y una recompensa de millones por información que conduzca a su arresto.

Roubens, el guía, dijo en una entrevista que él y Maalouf fueron retenidos a punta de pistola por hombres armados y obligados a grabar vídeos con Wilson, pretendiendo “comportarse de manera amistosa con él”.

«Era la única salida a esa situación», añadió.

Roubens, un experimentado reparador de personalidades de YouTube y periodistas extranjeros que buscan informar sobre grupos criminales en Haití, dijo que estaba traumatizado y prometió mantenerse alejado de las pandillas en el futuro. “Ya no voy a ir a la zona roja, ya terminé con esto”, dijo, y agregó que lamentaba haber hecho pasar a su familia “el dolor que tuvieron que soportar durante el tiempo que yo estuve fuera”.

Pierre Maalouf, de 60 años, dijo que su familia había estado en contacto con su hijo durante toda la terrible experiencia y confiaba en que saldría ileso.

“Sabía que estaba a salvo”, dijo Pierre Maalouf, añadiendo que las bandas haitianas utilizan los secuestros como fuente de dinero y no dañan a sus víctimas si reciben un rescate. “Quieren negociar acuerdos. Obtienen lo que quieren y eso es básicamente todo.

Añadió que la familia había pagado un rescate para liberar a su hijo.

Un representante del Departamento de Estado dijo que la organización estaba «al tanto de los informes sobre el secuestro de un ciudadano estadounidense en Haití», pero no proporcionó más detalles.

El Departamento de Estado desaconseja a los estadounidenses viajar a Haití, citando violencia generalizada y secuestros. Estados Unidos y otros gobiernos han evacuado a cientos de personas de Haití en las últimas semanas.

Los secuestros de Maalouf y Roubens fueron los últimos actos destacados en Haití por parte de grupos armados, a los que se atribuyó al menos 3.000 secuestros el año pasado, según Naciones Unidas.

La seguridad en Haití ha degenerado en una «situación catastrófica», afirmó el jueves la ONU. Los crecientes niveles de violencia de las pandillas contra los haitianos, combinados con la corrupción, una sensación de impunidad y una mala gobernanza política, han llevado a las instituciones estatales de la nación caribeña «al borde del colapso», dijo la agencia.

La Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas informó que la violencia de las pandillas este año ha matado a 1.554 personas y ha herido a otras 826 hasta el 22 de marzo. «La reciente escalada de violencia ha intensificado las violaciones de derechos humanos, incluidos asesinatos, secuestros y violaciones, especialmente contra mujeres y niñas», afirmó.

Maalouf, quien se describe a sí mismo como “creador de videos, viajero, comediante y narrador”, ha publicado videos de sus visitas a grupos armados en todo el mundo, incluidos Brasil, México y Medio Oriente. Su canal de YouTube tiene 1,4 millones de seguidores.

“Soy árabe. Pasé mi tiempo explorando los lugares más peligrosos e indocumentados del mundo; Montar la línea de la muerte es donde me siento más vivo”, dijo en una publicación reciente.

El 10 de marzo escribió en la plataforma de redes sociales X: «Voy a hacer otro viaje de esos». Añadió: “Si muero, gracias por mirar lo que publiqué. Si vivo, toda la gloria a Dios.»

Su padre dijo que su hijo pasaba la mayor parte de su tiempo viajando a lugares peligrosos.

“Él esperaba que esto sucediera algún día y me dijo: ‘No te preocupes. Sé cómo tratar con ellos’”, dijo Pierre Maalouf.

Dijo que su hijo le dijo por teléfono que lo estaban tratando bien. «Él no tenía su libertad», dijo. “No tenía teléfono. Pero lo trataron de manera diferente a los demás».

La familia no reveló el monto del rescate, pero un funcionario de seguridad familiarizado con el caso le dijo al Times que pagaron menos de lo que la pandilla había pedido. El grupo dio marcha atrás después de la presión de Chérizier, el otro líder de la pandilla, quien estaba molesto por la cobertura periodística del caso, dijo el padre de Maalouf.